8 Dec 2013 | Informe | Noticias

Los derechos laborales y las reformas económicas en Cuba

Desde que Raúl Castro asumió la presidencia en 2008, Cuba ha dado pasos modestos pero significativos para pasar de una economía casi totalmente manejado por el Estado a un modelo más mixto. Los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, los cuales contemplen cambios sustanciales en el modelo económico del país, se aprobaron en abril de 2011. Desde entonces, más de 400.000 cubanos, de una fuerza laboral de más de cinco millones, han entrado oficialmente en el sector privado como “cuentapropistas” (empresarios autónomos) o como trabajadores de las pequeñas empresas.

Las reformas económicas están dirigidas a solucionar los problemas estructurales de la economía cubana. Las reformas llevadas a cabo hasta la fecha han sido relativamente modestas, y el ritmo ha sido lento. El gobierno ha tenido que hacer ajustes a sus planes varias veces. En Estados Unidos y en otros lugares, existe un gran debate sobre la importancia de las reformas; los analistas están divididos sobre si las reformas son lo suficientemente profunda o si están implementándolas lo suficientemente rápido para revitalizar la economía cubana. Las perspectivas de la economía cubana y las dificultades que enfrentan los reformadores de Cuba han sido documentados por académicos cubanos, grupos de expertos de Estados Unidos y en la prensa. Pero si bien ha habido mucha discusión acerca de las implicaciones económicas de las reformas, así como llamadas para profundizar o acelerar las reformas, ha habido muy poca discusión sobre los posibles costos sociales. Una nota reciente de CBS, la canal de televisión estadounidense, titulada “Can Cuba Keep Equality and Gain a Free Market?” (“¿Puede Cuba lograr mantener la igualdad con el mercado libre?”) es una excepción notable.

WOLA ha seguido el proceso de reforma a lo largo de los dos ultimos años, y hemos tratado de comprender sus implicaciones sociales. En particular, WOLA ha investigado la situación de los derechos laborales en Cuba, la estructura y el papel de los sindicatos y las formas en que las reformas económicas van a cambiar las relaciones laborales en el país. Estas cuestiones, en su mayor parte, han sido poco explorados por los académicos y analistas políticos. Miembros del personal de WOLA han viajado a la isla varias veces para llevar a cabo investigaciones y se han hecho una serie de entrevistas con líderes religiosos, economistas, trabajadores y representantes de los trabajadores. Este informe, que es el producto de esa investigación, trata de dar una visión general del funcionamiento del sistema de trabajo de Cuba en la actualidad. También ofrece algunas evaluaciones preliminares de sus fortalezas y debilidades y considere la capacidad de los sindicatos en Cuba—y de la sociedad cubana en general—para responder a los desafíos a la protección de los trabajadores en una economía mixta emergente. El propósito de este informe es mejorar la comprensión de los sistemas de trabajo de Cuba y enriquecer el debate sobre las reformas económicas de Cuba.

Haga clic aquí para leer el informe.