2 Dec 2011 | Noticias

Líderes del Congreso instan al gobierno de Estados Unidos a enfocarse en los derechos de los migrantes en México

Washington, D.C.—Hoy, el Congresista Raúl Grijalva (un demócrata de Arizona) en conjunto con 32 miembros del Congreso de EE.UU. enviaron una carta a la Secretaria del Estado Hillary Clinton expresándole su preocupación por la seguridad de los migrantes que atraviesan México. La carta insta que la problemática se incorpore como parte del diálogo bilateral entre Estados Unidos y México, un paso apoyado por grupos como la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés), una organización de derechos humanos con más de 30 años de experiencia sobre las relaciones entre EE.UU y México.

Esta cartaafirma que “La horrible masacre de los 72 migrantes en Tamaulipas, México en agosto del 2010 elevó la atención internacional sobre los peligros que los migrantes enfrentan cuando viajan por el país, sin embargo, desde entonces muy poco se ha hecho para enfrentar efectivamente esta crisis humanitaria. Los migrantes en tránsito en México son cada vez más víctimas de secuestros por grupos del crimen organizado, a veces con la complicidad o directa colaboración de las autoridades locales, estatales y federales."

La cooperación de EE.UU. con México en seguridad a través de la Iniciativa Mérida provee apoyo importante al Instituto Nacional de Migración (INM) y a la Policía Federal de México, sin embargo agentes de ambas instituciones se han visto implicados por violaciones a derechos humanos contra migrantes o por estar coludido con las redes de secuestradores. Dado el apoyo de EE.UU., los Miembros del Congreso llaman a la Secretaria Clinton asegurar que “el fortalecimiento de los esfuerzos de México para evaluar el desempeño e aumentar la rendición de cuentas de las fuerzas de seguridad, incluyendo la Policía Federal y el INM, sean elementos claves de la asistencia de EE.UU. a México, como forma de asegurarse que los crímenes y las violaciones a los derechos humanos por miembros de estas agencias federales no queden impunes”.

Según Maureen Meyer, experta sobre México para WOLA“Miles de migrantes sufren abusos incluyendo tortura, extorsión, robo, secuestro y abuso sexual durante su recorrido a lo largo de México. Ningún ser humano debería ser objeto de estos abusos, sin importar su condición legal”.

Tal como WOLA describe en su publicación, Un trayecto peligroso por México, publicado de forma conjunta con el Centro para Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez en diciembre del 2010, dada su condición de indocumentados, los migrantes en tránsito por México han sido objeto de abusos por parte de grupos criminales y autoridades mexicanas. No obstante, en años recientes, la expansión de los grupos criminales organizados en México ha sumado otro nivel de peligrosidad al trayecto. Se estima que al menos 20,000 migrantes en tránsito, en su mayoría centroamericanos, han sido secuestrados en México en el último año. Aproximadamente 6 de cada 10 mujeres migrantes son abusadas sexualmente mientras viajan a través de México.

En el 2008, México aprobó una reforma para que las violaciones al estatus migratorio- tales como el ingreso ilegal al país- no sean considerados delitos criminales. A principios de este año, el Congreso Mexicano a su vez aprobó la nueva Ley Migratoria, la cual provee el marco básico para tratar el tema migratorio en el país. Adicionalmente, después de la masacre de los migrantes en Tamaulipas en el 2010, el gobierno mexicano implementó la Estrategia Integral para la Prevención y Combate al Secuestro de Migrantes en México.

“A pesar de estas reformas, migrantes continúan sufriendo constantes abusos en México”, según Meyer.“La creciente evidencia muestra que la situación de esta población vulnerable no es una prioridad para el gobierno mexicano”. A más de un año después de la masacre en Tamaulipas, 82 individuos han sido detenidos como sospechosos pero ni una sola persona ha sido sentenciada para este delito. En octubre del 2011, el cuerpo de una migrante hondureña fue hallado estrangulado cerca de las líneas del tren en Lechería, Estado de México. En agosto de este año, otro migrante guatemalteco fue golpeado hasta morir en la misma zona. El albergue que provee asistencia a los migrantes en Lechería ha recibido también múltiples amenazas.

Dada la naturaleza trasnacional de la migración, los derechos humanos de los migrantes debería ser una prioridad para los países de origen, tránsito y destino. “Así como el gobierno de Estados Unidos necesita enfrentar los múltiples abusos contra los migrantes en este país, el gobierno mexicano tiene a su vez la responsabilidad de prevenir los abusos contra los migrantes en México y procesar a los responsables por estos delitos”, afirma Meyer.

Contacto:
Maureen Meyer
Coordinadora Principal de Programas de México y Centroamérica, WOLA
[email protected]
202-797-2171