30 Jan 2018 | Comunicado de prensa

Dos líderes étnicos asesinados en 48 horas en Colombia

Las autoridades deben intensificar la protección de los activistas sociales en las áreas afectadas por el conflicto

Washington, DC—Dos prominentes activistas colombianos fueron asesinados durante el fin de semana del 26 al 28 de enero, mientras líderes sociales en regiones duramente golpeadas por el conflicto del país continúan enfrentando amenazas de oscuros intereses especiales. Eleazar Tequía Vitucay y Temistocles Machado fueron dos líderes étnicos cuyas organizaciones y comunidades forman parte de la Comisión Étnica por la Paz, plataforma que representó los intereses de las comunidades afrocolombianas e indígenas durante las negociaciones de paz con las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Según la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), es cada vez más urgente que las autoridades estadounidenses y colombianas hablen sobre las amenazas a la seguridad que enfrentan los líderes étnicos y les proporcionen protección adecuada y oportuna.

“Las autoridades estadounidenses y colombianas, y la comunidad internacional deben activar todos los canales necesarios para llevar a los perpetradores de estos crímenes ante la justicia”, dijo la directora de WOLA para los Andes, Gimena Sánchez-Garzoli. “Los líderes del gobierno de Colombia deben brindar protección efectiva a todos los defensores de los derechos humanos y líderes sociales que enfrentan amenazas de muerte en todo el país. Las muertes de Vitucay y Machado dejan en claro que el gobierno colombiano debe hacer más para brindar seguridad a los líderes sociales y desmantelar los grupos armados ilegales, de conformidad con las disposiciones del Capítulo Étnico de los acuerdos de paz de colombia”.

Vitucay y Machado son los dos líderes sociales más recientemente asesinados en Colombia. En diciembre, las Naciones Unidas informaron que 105 líderes sociales colombianos fueron asesinados en 2017. Otras organizaciones como la organización no gubernamental colombiana INDEPAZ informa que 167 líderes sociales y defensores fueron asesinados en 2017, lo que representa un aumento del 45 por ciento con respecto a 2016.

La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) informó que el 26 de enero, miembros del ejército colombiano dispararon contra Eleazar Tequia Vitucay mientras viajaba por la carretera que une Quibdó con Medellín. Vitucay, del pueblo Embera Katio, era un veterano de diez años de la guardia indígena responsable de proporcionar seguridad a una reserva indígena en el departamento de Chocó. El homicidio tuvo lugar cuando el Sr. Vitucay se dirigía a su casa después de participar en un evento sobre derechos de educación, que involucraba a niños y adolescentes.

El 27 de enero, el líder afrocolombiano Temistocles Machado fue asesinado a balazos en la ciudad portuaria más grande de Colombia, Buenaventura, Valle del Cauca al suroccidental del país. El Sr. Machado, líder del grupo social Proceso de Comunidades Negras (PCN), fue instrumental en la defensa de los derechos de las personas desplazadas debido a las atrocidades cometidas a las comunidades del río Naya, Raposo y Yurumangui durante los años 1990 y 2000. Machado fue asesinado en el barrio Isla de la Paz en Buenaventura, una comunidad compuesta principalmente por familias desplazadas que ahora enfrentan una enorme presión para abandonar sus áreas de reasentamiento debido a los proyectos de infraestructura y desarrollo vinculados al puerto. “Don Temis” fue un firme defensor de los derechos étnicos, la paz y la dignidad de los afrocolombianos empobrecidos. También jugó un papel fundamental en el paro cívico de Buenaventura en el 2017.