18 Dec 2017 | Análisis

Sociedad civil pide una respuesta global inmediata a la crisis migratoria haitiana

Del 30 de noviembre al 1 de diciembre, La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericano (WOLA, por sus siglas en inglés) participó junto a representantes de organizaciones de cooperación internacional, universidades, organizaciones de derechos humanos y organizaciones de migrantes para en el Segundo Foro Internacional para la Migración de Haití en las Américas. El foro buscó abordar la compleja realidad migratoria de haitianos en las Américas.

Citando preocupaciones sobre la crisis humanitaria de Haití, inestabilidad institucional y políticas persistentes que criminalizan y discriminan a los haitianos—políticas antiinmigrantes del gobierno de Bahamas y República Dominicana, y la reciente decisión de las administraciones del presidente Trump niegan la extensión del Estatus de Protección Temporal (TPS) para el inmigrantes haitianos en los Estados Unidos —la sociedad civil describió el impacto que estas políticas pueden tener en los derechos humanos de los inmigrantes haitianos en una declaración conjunta.

Como tal, las organizaciones participantes hicieron un llamado a los Estados y gobiernos del continente para que realicen acciones urgentes e integrales para abordar las situaciones y proteger efectivamente a los migrantes haitianos.

Específicamente, exigen que:

  1. Todas las políticas y leyes sobre la migración en el continente estén basadas en el marco del derecho internacional y de los derechos humanos, el debido proceso y el principio internacional de la solidaridad.
  2. La Administración de Trump cese su campaña y decisión de acabar i) con el programa del TPS para 59,000 haitianos y también para migrantes de otros países con necesidad de protección, sin legalizar su estatus migratorio y ii) con sus acciones políticas que criminalizan y estigmatizan esta población. Las directrices de devolución y/o deportación son particularmente graves cuando la población lleva años construyendo una vida en un nuevo país, con niños y niñas que han crecido allí. Así, la finalización del TPS constituye una medida violatoria a la integridad de los migrantes haitianos; además, es discriminatoria y racista con la población afro descendiente.
  3. El Congreso de los Estados Unidos apruebe legislación para regularizar el estatus de migrantes haitianos con TPS para que puedan obtener su residencia legal en el país.
  4. La República Dominicana cese las políticas discriminatorias y excluyentes en contra de migrantes haitianos; y restituya de manera plena la nacionalidad a los dominicanos de ascendencia haitiana convertidos en apátridas por la Sentencia 168-13.
  5. Los países de México, Centro América y Región Andina fortalezcan el sistema de prevención a violaciones de derechos humanos de migrantes en tránsito, fenómenos de trata y tráfico, con especial atención a las mujeres, niñas y niños migrantes, y avancen en la construcción o reformas normativas, de política pública y adecuación administrativa para responder con enfoque de derechos a migrantes que buscan acogida en estos países.
  6. Los países del Cono Sur mantengan los esfuerzos multilaterales de apoyo a los derechos de los migrantes haitianos y avancen en los procesos de protección y de ciudadanía latinoamericana basada en derechos humanos. Los países de destino y de transito deben respetar y garantizar los derechos humanos de los migrantes a partir del principio de no devolución.

Ver declaración

Ver declaración en inglés

Ver declaración en frances