29 Jul 2015 | Noticias

Nuevo informe resalta la filtración de armas de fabricación extranjera a carteles en México por parte de traficantes estadounidenses

Washington, D.C. —En un momento en que las leyes de armas de los Estados Unidos ya están en el centro del debate nacional de ese país, un nuevo informe plantea preguntas acerca de cuántas armas de fuego importadas a los EE.UU. de otros lugares están terminando en manos de organizaciones criminales mexicanas. Según un informe conjunto publicado hoy por la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) y el Violence Policy Center (VPC), rifles de asalto semiautomáticos importadas a los EE.UU. desde el extranjero representan una parte “significativa” de los arsenales de narcotraficantes en México.

Para leer este informe (solamente disponible en inglés) haga clic aquí.

El informe utiliza una base de datos que proviene de los registros de cortes en los Estados Unidos entre 2008 y 2014 para demostrar que estas armas importadas representan la mayoría—el 59 por ciento—de las armas incautadas con destino a América Latina. Los esfuerzos previos para documentar este flujo de armas, basadas en las armas entregadas por las autoridades mexicanas, han reproducido estimaciones más bajas. Por ejemplo, el Buró Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives, ATF) ha presentado datos que sugieren que alrededor del 25 por ciento de las armas de fuego de origen estadounidense incautadas en México fueron originalmente importadas de otros países a los Estados Unidos.

“El flujo de estas armas de fabricación extranjera hacia las manos de los cárteles de droga en México representa una gran amenaza para la seguridad”, dijo Clay Boggs, Oficial de Programa en WOLA, y un coautor del informe. “El presidente Obama dice que ha hecho todo lo que puede para abordar el tema de las armas, pero hay un último paso que podría tomar: romper la cadena de suministro y detener el flujo de armas semiautomáticos de otros países”.

En el informe, Boggs y la directora legislativa del VPC Kristen Rand recomiendan que el presidente estadounidense tome una acción ejecutiva para restringir la importación de armas semiautomáticas a los Estados Unidos. Como describen los autores, la ley actual ofrece al presidente la autoridad para restringir la importación de armas de fuego que no son “especialmente adecuadas para o fácilmente adaptables a fines deportivos”, sin la necesidad de la aprobación del Congreso.

“Estos rifles son baratos, son fiables, y son las armas preferidas por traficantes de drogas en todo el mundo. El presidente Obama podría hacer más difícil y costoso para los criminales comprar estas armas letales “, dijo Rand.

Dos expresidentes de los Estados Unidos, George H.W. Bush y Bill Clinton, reconocieron que los rifles de asalto semiautomáticos importados son tan letales como populares entre los delincuentes. Debido a esto, llevaron a cabo dos revisiones de las importaciones de armas de fuego, una en 1989 y otra en 1998, en un intento de reforzar las restricciones. Sin embargo, cada vez la industria de armas de fuego ha adaptado sus prácticas a los cambios normativos, frustrando de esta manera el propósito de los cambios. Por lo tanto, los autores de este informe recomiendan que ATF lleve a cabo una revisión anual para identificar las armas de fuego que están fuertemente vinculadas con el narcotráfico y el tráfico de armas y prohíban la importación de las mismas.

“Este es un enfoque nuevo y significativo para un viejo problema”, dice Joy Olson, directora ejecutiva en WOLA. “Si el presidente quiere hacer algo para abordar el problema de la violencia perpetrada con armas de fuego, esto es algo que haría una diferencia real aquí en EE.UU. y en México”.