(AP Photo/Veronica G. Cardenas)

19 Nov 2019 | Comunicado de prensa

El gobierno de México debe garantizar la seguridad y el bienestar de los solicitantes de asilo devueltos a México bajo los “Protocolos de Protección a Migrantes”

Washington, DC—Hoy, la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés), en conjunto con más de 160 organizaciones e individuos de México, los Estados Unidos y otros países, enviaron una carta al gobierno mexicano expresando su profunda preocupación por su fracaso a garantizar la seguridad de las personas solicitantes de asilo que han sido devueltas a México bajo los llamados “Protocolos de Protección a Migrantes” (MPP, por sus siglas en inglés).

Esta política, mejor conocida como el programa “Quédate en México”, obliga a la mayoría de las personas solicitantes de asilo no mexicanas a esperar en México por la duración de sus procedimientos migratorios en los Estados Unidos, a menudo un proceso que lleva meses. Desde el inicio del MPP en diciembre de 2018, los Estados Unidos ha devuelto a más de 50,000 personas solicitantes de asilo a ciudades fronterizas mexicanas. En septiembre de 2019, los gobiernos de los Estados Unidos y México acordaron expandir más el programa, que ahora opera en los puertos de seis ciudades fronterizas. 

Muchas personas solicitantes de asilo están siendo devueltas para esperar sus audiencias en algunas de las ciudades más peligrosas de México, donde se convierten en un blanco fácil para grupos criminales. Según la carta enviada hoy al gobierno mexicano, muchas personas están “durmiendo en la calle o en tiendas de campaña…donde están expuestas a la intemperie, a enfermedades producto de una falta de saneamiento básico y a la persecución por parte de grupos criminales y, en ocasiones, por las propias autoridades”.

Un informe de la organización Human Rights First descubrió que más de 340 personas solicitantes de asilo devueltas a México bajo el MPP han sido sometidos a secuestros, abuso sexual, extorsión, tortura u otros tipos de violencia mientras esperaban en ciudades fronterizas mexicanas. Según el Programa de Búsqueda de Migrantes del Servicio Jesuita, el 36 por ciento de las desapariciones de migrantes en México ocurren en los estados fronterizos del norte.

La carta expresa una gran preocupación por las personas solicitantes de asilo que regresan a México y que enfrentan una creciente vulnerabilidad. “Vemos con profunda preocupación que la expansión del MPP ha resultado en que un creciente número de personas en situación de vulnerabilidad están siendo devueltos a México, incluyendo mujeres embarazadas, miembros de la comunidad LGBTI, personas con discapacidades e incluso mexicanos solicitantes de asilo en los Estados Unidos”, dice la carta. “Esto, a pesar de que los principios directivos (guiding principles) emitidos por parte de la Oficina de Aduanas y Protección de la Frontera (CBP) de los Estados Unidos especifican que no serán devueltos a México ciudadanos de este país, y personas en circunstancias especiales, incluyendo personas con problemas identificados de salud física y/o psicológica y personas que probablemente sufrirían persecución o tortura en México”.

La carta solicita que el gobierno mexicano haga pública información específica sobre los pasos que está tomando para garantizar la seguridad y el bienestar de las personas solicitantes de asilo devueltas a México bajo el MPP. También solicita información sobre los criterios que se supone que deben seguir los agentes mexicanos para garantizar que México no acepte migrantes particularmente vulnerables en riesgo de persecución en México. “Al aceptar la implementación de este programa, el gobierno mexicano también asume una responsabilidad para asegurar un trato digno y apegado a derecho a las personas para esta población”, dice la carta. “La situación en las ciudades fronterizas deja claro los múltiples pendientes del gobierno mexicano en cumplir con estas obligaciones”.

LEER LA CARTA