(AP Foto/Pablo Aneli)

22 Aug 2018 | Análisis

Debatiendo el futuro del desarrollo alternativo

Durante las últimas décadas, el concepto de desarrollo alternativo ha sido un elemento fundamental de los debates sobre políticas de drogas en la ONU. La relevancia y urgencia del tema se han renovado tras la publicación del Documento final del período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (UNGASS) sobre el problema mundial de las drogas de 2016, el cual incorpora la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el concepto de adaptar el desarrollo alternativo a entornos urbanos. En marzo de 2018, la Comisión de Estupefacientes aprobó una resolución que exhortaba a la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) a convocar una Reunión del Grupo de Expertos a fin de impulsar discusiones sobre el tema del desarrollo alternativo. WOLA y el Instituto Transnacional estuvieron entre las pocas organizaciones de las sociedad civil invitadas a participar en el evento.

Bajo el título El Futuro del Desarrollo Alternativo, la reunión se realizó en Viena, Austria, del 23 al 26 de julio de 2018. Fue convocada por la ONUDD, el gobierno de Tailandia, la agencia alemana Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit GmbH a nombre del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ), la Oficina del Comisionado de Drogas del Gobierno Federal de Alemania, y la Fundación Mae Fah Luang, auspiciada por el Trono de Tailandia. Asistieron más de 100 participantes de 35 países, lo cual la convirtió en una de las reuniones más concurridas de este tipo a la fecha.

WOLA fue invitada a presentar una ponencia en el primer panel, El contexto en evolución del desarrollo alternativo: Percepciones Esclarecedoras de Expertos. Aprovechamos esta oportunidad para explorar la implementación del desarrollo alternativo desde una perspectiva de derechos humanos y de género, y empezamos con una pregunta franca, y quizá incómoda, para muchos de los asistentes: ¿En qué medida los avances en la discusión entre los expertos se han traducido en cambios en el terreno? En realidad, principios clave basados en los derechos humanos —como asegurar que los agricultores tengan una fuente alternativa de ingresos antes de erradicar su principal fuente de subsistencia— siguen siendo elevados ideales que apenas se ponen en práctica.

Nuestra presentación cubrió tres temas principales:

  • La integración del género se encuentra actualmente firmemente arraigada en el discurso y en los documentos oficiales de políticas sobre drogas; pero la brecha entre el discurso y la práctica sigue siendo enorme.
  • El “reto” de implementar simultáneamente programas de desarrollo alternativo y acciones represivas para el control de drogas: En realidad, ambos son incompatibles, y los gobiernos frecuentemente dedican elogiosos comentarios al desarrollo alternativo al mismo tiempo que aplican políticas represivas que condenan esos mismos esfuerzos al fracaso.
  • El reto de cambiar el debate sobre derechos humanos y desarrollo alternativo para reconocer que los estados tienen la obligación de garantizar que los derechos humanos de sus ciudadanos no sean violados. Ello incluye el derecho a un nivel de vida adecuado, y a no padecer hambre.

El texto completo de la presentación puede consultarse AQUÍ.