(WOLA)

20 Dec 2019 | Informe

Informe de WOLA: El “muro” antes del muro y el aumento de medidas contra la migración en la frontera sur de México

Andrés Manuel López Obrador llegó a la presidencia de México el 1 de diciembre de 2018 prometiendo un nuevo y más humano acercamiento a la migración de centroamericanos y otras personas que llegan a México para establecerse allí o viajar hacia los Estados Unidos. Abogó por una respuesta conjunta entre los gobiernos de Centroamérica, México y Estados Unidos para abordar los flujos migratorios—una respuesta basada en la idea de responsabilidades y acciones compartidas.

Sin embargo, las múltiples “caravanas” de migrantes que viajaron en grupos a través de México para llegar a Estados Unidos hicieron enfurecer al gobierno del Presidente Trump en los primeros meses de la presidencia de López Obrador. Cuando el número de familias y niños migrantes llegando a la frontera entre México y los Estados Unidos alcanzó un número récord, el gobierno estadounidense lanzó una campaña agresiva para presionar a México a hacer más para detener los flujos migratorios.

El aumento de la presión del gobierno de los Estados Unidos obligó al gobierno de López Obrador a dejar en segundo plano sus metas más elevadas de abordar las causas fundamentales de la migración. El gobierno mexicano cambió su enfoque hacia la detención y, en la mayoría de los casos, la deportación rápida del mayor número posible de migrantes a fin de alcanzar una meta indefinida por parte de los Estados Unidos.

En agosto de 2019, personal de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) viajó a la frontera sur de México para conocer los impactos del aumento del control migratorio en esa zona y para entender las tendencias de los flujos migratorios y las solicitudes de asilo durante el último año. Para hacer esto, visitamos los cruces fronterizos y los puntos de control migratorio, y llevamos a cabo entrevistas con personas defensoras de derechos humanos, trabajadores de refugios, académicos, funcionarios gubernamentales y representantes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Este informe detalla nuestros hallazgos. Evaluamos las medidas adoptadas por el gobierno mexicano para aumentar las operaciones de control migratorio desde junio de 2019, después de que el gobierno de Trump amenazó con imponer aranceles a los productos mexicanos en respuesta al aumento de los flujos migratorios en la frontera entre los Estados Unidos y México. Esto incluye una evaluación de cómo el despliegue de la nueva Guardia Nacional de México ha impactado los flujos migratorios y el acceso al asilo en la frontera sur.

LEER LOS HALLAZGOS DEL INFORME