29 Jan 2010 | Noticias

WOLA culpa la suspensión de estaciones de cable televisión en Venezuela

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) expreso su preocupación sobre motivaciones aparentemente políticas atrás de la suspensión reciente de seis estaciones de cable televisión en Venezuela, por infracciones que incluyen inaplimiento de difundir los pronunciamientos del gobierno. Una de las señales suspendidas, RCTV-Internacional, es conocida como una critica estridente del gobierno del presidente Hugo Chávez.

Las suspensiones, efectivas desde el 24 de enero, han provocado protestas públicas y confrontaciones violentas en Venezuela que han dejado dos personas muertas y docenas heridas. WOLA solicita a las autoridades Venezolanas llevar a cabo investigaciones rigurosas e imparciales para someter a la justicia a los que son responsables de estos hechos violentes.

Contrario a algunas descripciones, el debate público en Venezuela, desde que el presidente Chávez asumió su puesto, ha sido vigoroso y vehemente, contando con la participación activa no solamente de quienes apoyan al gobierno sino también de la oposición. Pero según John Walsh, coordinador del Programa sobre los Andes de WOLA, "La suspensión de RCTV-Internacional en particular tiene todos los indicios de ser el resultado de una estrategia deliberada del parte del gobierno para utilizar el sistema regulatorio para sofocar a un crítico especialmente directo."

El gobierno de Venezuela tiene la autoridad y responsabilidad de establecer un marco legal para regular los medios de comunicación, siempre y cuando respetando la libertad de expresión. El gobierno debe ser claro sobre los requisitos legales, asegurar que cualquier pena es proporcional a la severidad de la infracción citada y aplicar la ley imparcialmente y con procesos de apelación. Un marco como este ciertamente podría incluir requisitos razonables para la transmisión de pronunciamientos oficiales.

En la práctica, la regulación de los medios de comunicación ha sido un tema controversial en Venezuela, en la cual tanto el gobierno como sectores de los medios de comunicación privados han exacerbado el clima político que ya era extremamente polarizado – cada uno buscando ganancias políticas demonizando al otro. En efecto, medios de prensa privados influénciales se han comportado de una manera muy partidista, hasta el punto de buscar el derrocamiento del gobierno democráticamente elegido. RCTV, por ejemplo, fue uno de los canales de televisión que se cree ampliamente apoyaron el atentado golpe del estado contra el presidente Chávez en 2002.

Los propietarios de RCTV nunca han sido acusados formalmente por conducta criminal en relación con el atento de golpe en 2002, pero muchos ven la decisión por parte del gobierno  de no renovar la licencia de transmisión de la estación en 2007 como una represalia contra ellos. Desde entonces, no obstante, RCTV-Internacional ha expandido la suscripción de su audiencia dentro de Venezuela, a la vez que ha manteniendo su vocifera posición editorial contra el gobierno.

Dada la profunda antipatía entre el presidente Chávez y RCTV-Internacional, las suspensiones recientes de varias señales de cable traen preocupaciones que leyes sobre las normas sobre los medios de comunicación y regulaciones promulgadas en los últimos meses podrían haber sido diseñadas no solamente con el propósito legitimo de regular conducto de medios de prensa pero también para permitir al gobierno tomar pasos para silenciar a RCTV-Internacional.

WOLA exhorta al Gobierno de Venezuela y RCTV-Internacional a agotar todos los mecanismos existentes para resolver la situación actual de tal manera que garantice el derecho de libertad de expresión de RCTV-Internacional y la legitima autoridad regulatoria del Gobierno.

Para más información contactar:

John Walsh, [email protected]

Tel (202) 797-2171