30 Sep 2014 | Noticias

Secretario General de la OEA José Miguel Insulza urge a países latinoamericanos a recibir prisioneros de Guantánamo

Comunicado de prensa
 
Washington, DC— A continuación enviamos la reacción de la directora ejecutiva de WOLA, Joy Olson, al comunicado de prensa del Secretario General de la OEA, el cual urge a los países latinoamericanos a recibir a prisioneros de Guantánamo que están en condición de ser liberados.
 
Declaración de Joy Olson, directora ejecutiva de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA):
 
"Con Guantánamo, Estados Unidos ha creado un desastre de derechos humanos que hasta el presente no ha sido capaz de resolver. El valiente liderazgo de los países latinoamericanos podría ponerle fin a esta pesadilla para por lo menos 79 personas que tienen permiso para ser liberadas y que por lo tanto no deberían permanecer en la cárcel".
 
A continuación reenviamos el comunicado del Secretario General de la OEA.
 
Para mayor información contactar a:
 
Kristel Mucino
Directora de Comunicaciones
[email protected]
tel: +1 202-797-2171
cel: +1 617-584-1713
 
—————-
 
Declaración del Secretario General de la OEA sobrela situación de las personas detenidas en Guantánamo
 
29 de septiembre de 2014—La Organización de los Estados Americanos (OEA), a través de su Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ha venido prestando atención desde hace más de una década a la situación de las personas detenidas en la Base Naval de Guantánamo. Dicha preocupación se ha expresado en medidas cautelares, resoluciones, exámenes de casos, audiencias y comunicados de prensa, solicitando para estas personas un tratamiento apegado estrictamente a las normas universales y regionales de derechos humanos, a las cuales se han obligado nuestros países.
 
En ese marco, ya en su Resolución de julio de 2011, la CIDH “insta a Estados Unidos a cerrar las instalaciones en la Bahía de Guantánamo sin demora y disponer el procesamiento o la liberación de los detenidos”. Más de tres años después, ese proceso sigue sin concluir, a pesar de los esfuerzos desplegados por el Gobierno del Presidente Obama.
 
Más de la mitad de los prisioneros que aún quedan en Guantánamo están en condiciones de ser liberados, pero no lo han sido por falta de un país que los acoja. Se trata de personas que no han sido juzgadas, ni lo serán, por crimen alguno y las exhaustivas evaluaciones a que han sido sometidas por parte de las autoridades de Estados Unidos han determinado que no presentan riesgos graves para la seguridad de este país, ni de aquel que los acoja.
 
El Gobierno de Estados Unidos ha solicitado a países del continente que examinen la posibilidad de recibir en su territorio a estas personas. Desde 2009, 18 países han acogido a un total de 48 detenidos, reduciendo la lista a 149. De ellos, 79 se encuentran en condiciones de ser liberados, si algún país los acoge. Una respuesta favorable para recibir a un número reducido de ellos, que no presenten riesgo para su seguridad, contribuiría a reducir sustantivamente este grave caso humanitario en territorio de las Américas.
 
Solicito respetuosamente a los países que puedan hacerlo, de manera consistente con sus políticas nacionales y su legalidad interna, considerar favorablemente esta situación, para recibir a personas actualmente recluidas en Guantánamo, con el fin de permitirles retomar sus vidas después de su prolongada detención.
 
Reitero que hago este llamado con apego a la línea manifestada por la CIDH, que en repetidas oportunidades ha llamado al cierre de dicho campo de detención. Por cierto, dicho cierre también supone que el Gobierno de Estados Unidos procese el caso de los otros 70 detenidos, sobre los cuales debería tomar una pronta decisión.
 
Creo que nuestro apego a la causa universal de los derechos humanos no sólo nos convoca a cumplirlos, sino también a considerar la posibilidad de cooperar en su cumplimiento cuando otro país de la región lo solicita.
 
###
 
Foto: Wikimedia Commons