13 May 2010 | Análisis

Reforma a la ley de drogas en Ecuador

Por considerarlo de su interés, les hacemos llegar el informe de WOLA y TNI sobre Ecuador, "Reforma sobre Legislación de Drogas en Ecuador: Generando Impulso para un Enfoque Más Efectivo, Balanceado y Realista."

A través del continente, crece la frustración por el fracaso de la "guerra contra las drogas". Muchos países en América Latina enfrentan crecientes niveles de consumo de drogas, a pesar de severas leyes sobre drogas que han abarrotado al máximo las prisiones.  Normalmente, son los consumidores y traficantes de poca monta quienes sufren el peso de las sanciones, mientras los traficantes de alto nivel, quienes cuentan con dinero y poder, continúan actuando con impunidad. En respuesta a esta situación, muchos países están explorando políticas alternativas. Por ejemplo, en agosto de 2009, México promulgó una ley descriminalizando la posesión de pequeñas cantidades de drogas para uso personal. El mismo mes, la Corte Suprema Argentina determinó que es inconstitucional imponer sanciones penales por la posesión de drogas para el uso personal, un fallo que prepara el terreno para un proyecto de ley que descriminalizarían la posesión de todas las drogas ilícitas para consumo personal. Las autoridades brasileñas están trabajando en desarrollar reformas que impulsarían cambios legislativos realizados en 2002 y 2006, y que descriminalizarían parcialmente la posesión de drogas para uso personal. En resumen, un incipiente movimiento de reforma de las leyes sobre drogas parece estar recibiendo cada vez más adhesiones a través de la región e incluso en los Estados Unidos.

En Ecuador, el proyecto integral de reforma del sector judicial propuesto por el gobierno de Correa incluye cambios significativos en la legislación sobre drogas. El país posee una de las legislaciones sobre drogas más punitivas del continente. En lo que constituye una perversión de la justicia, se asume que los acusados por delitos de drogas son culpables hasta que demuestren su inocencia, mientras lineamientos de sentencias mínimas obligatorias garantizan penas excesivamente largas, y las cuotas de arrestos han llevado al encarcelamiento de un número creciente de personas en el nivel más bajo del tráfico de drogas. Para el 2008, el sistema judicial ecuatoriano había llegado a un punto de quiebre, abrumado por un enorme número de casos de delitos relacionados a drogas, y las prisiones estaban llenas y a punto de reventar. Resultaba dolorosamente evidente la necesidad de llevar a cabo reformas significativas. Este informe explica por qué y cómo el gobierno de Ecuador llegó a la decisión de emprender una significativa reforma de la legislación sobre drogas y cómo tal reforma, de ser implementada exitosamente, podría resultar en políticas nacionales para el control de drogas que fueran más efectivas, justas y humanas, trazando un ejemplo para el resto de la región.

Haga clic aqui para leer el informe.