5 May 2015 | Noticias

Declaración conjunta pide el fin de fumigación patrocinada por EE.UU. en Colombia

Comunicado de Prensa
5 de mayo de 2015

Washington, DC– La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) y la organización Food & Water Watch hacen un llamado a poner fin al programa respaldado por Estados Unidos que rocía el herbicida glifosato de Monsanto, un probable carcinógeno, en los cultivos de coca en Colombia.

Los datos de financiación recogidos por Food & Water Watch demuestran que entre 2003 y 2008, los programas de ayuda del gobierno de Estados Unidos pagaron hasta US $ 79 millones para los herbicidas de Monsanto utilizados en Colombia. Gran parte de estos costos ya han sido asumidos por Colombia, pero es seguro estimar que los dos países han gastado más de US $ 100 millones desde 2003 en glifosato.

En marzo, un equipo de científicos independientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que el herbicida glifosato es "probablemente cancerígeno para los seres humanos". El glifosato es el ingrediente activo en el producto "Round-Up" y "Round-Up Ultra” de Monsanto, la mezcla de herbicida que el gobierno de Colombia, con el apoyo de Estados Unidos, ha rociado desde aviones en más de 4 millones de hectáreas en los últimos 20 años.

"Ahora hay una prueba de que las fumigaciones de glifosato representan un riesgo inaceptable para el público. Esto tiene implicaciones importantes para un programa que ha sido una piedra angular de la política de drogas de Estados Unidos en Colombia ", dijo Adam Isacson, nuestro Coordinador Principal del Programa de Políticas de Seguridad Regional en WOLA. "Aterrizar los aviones fumigadores es la opción más sensata. Animamos al gobierno de Colombia a hacer esto, y el gobierno de Estados Unidos a adherir".

El 27 de abril, el Ministerio de Salud de Colombia recomiendó que el país suspenda el programa de fumigación de herbicidas. El gobierno colombiano decidirá de hacerlo o no el 14 de mayo.

El programa de fumigación de glifosato fue impulsado por el gobierno de Estados Unidos en 1994 como una estrategia para erradicar la coca, la planta utilizada para hacer cocaína. Colombia es el único país productor de coca que permite la fumigación aérea de herbicidas. Como la coca se cultiva a menudo cerca de casas y pueblos, y se mezcla con cultivos legales, los aviones rocían rutinariamente glifosato en áreas residenciales.

"Ya es bastante malo que el gobierno estadounidense haya enriquecido a Monsanto con decenas de millones de dólares de los contribuyentes", dijo Darcey O'Callaghan, director de política internacional de Food & Water Watch. "Si tenemos en cuenta que este dinero se destinó a la fumigación aérea de un probable carcinógeno en zonas pobladas, tales subsidios corporativos son inconcebibles."

"Los últimos 20 años de experiencia en la erradicación de coca sugieren que la mejor manera de reducir el cultivo de coca es llevar el desarrollo a las zonas de cultivo", dice Isacson de WOLA. "En lugar de roció aéreo, Colombia debe gobernar su territorio sobre el terreno, con los representantes estatales presentes para supervisar la erradicación manual de los cultivos y para integrar a los agricultores en la economía legal a través de la ayuda al desarrollo".

Como parte del actual proceso de negociaciones de paz, este es el objetivo declarado por el acuerdo que el gobierno de Colombia alcanzó el año pasado con el grupo guerrillero más grande del país. Ese acuerdo requiere el cese de fumigación área una vez que se alcance un acuerdo final, reservando su uso sólo para situaciones extremas en las que erradicadores de coca manuales se encuentren bajo amenaza o ataque.

"La mayoría de los productores de coca son pobres, agricultores de menor escala", dijo Isacson. "La fumigación aérea destruye su principal fuente de ingresos, empujándolos más en la pobreza, reforzando su dependencia en el cultivo de coca."

WOLA también ha preparado una serie de gráficos para acompañar la campaña "# NOFumigación" (disponible aquí) que muestran el costo humano de la fumigación en las zonas rurales de Colombia. Se invita a todos los grupos de la sociedad civil o los medios de comunicación a compartir y unirse esta iniciativa a través de sus plataformas digitales para pedir que se ponga fin a la fumigación aérea.

###
 
Contacto:

Kristel Mucino
Directora de Comunicaciones, WOLA
Tel: +1 (202) 797-2171

[email protected]

Kate Fried
Directora de Comunicaciones de Politica, Food & Water Watch
Tel: +1 (202) 683-4905
[email protected]