26 Sep 2012 | Análisis | Noticias

La sorprendente votación del Congresista Paul Ryan sobre Cuba

Por Geoff Thale

El Rep. Paul Ryan (R-WI), elegido por Mitt Romney como candidato republicano a la vicepresidencia, previamente favoreció el levantamiento del embargo contra Cuba. Pero en los recientes años, cambió su postura. La Rep. Ileana Ros-Lehtinen (R-FL), una de las más destacadas defensoras del embargo contra Cuba, dijo que el Rep. Ryan “pasó tiempo dedicado al aprendizaje de la verdadera carácter del régimen de Castro”.

Dado la votación extensa del Rep. Ryan contra el embargo, tiene que haber necesitado una gran cantidad de educación. El Rep. Ryan mantuvo una fuerte postura libertaria contra el embargo hasta el año 2005. En el 2001, fue miembro del Grupo de Trabajo sobre Cuba, un grupo bipartidista de representantes que trabajaban para cambiar la política de EE.UU. hacia Cuba. En el 2002, le contó al Milwaukee Journal-Sentinel que “el embargo no funciona” y que “mientras haya un crecimiento de libertad, entre intercambio de personas, ideas y costumbres, los valores de libertad serán mas expuesto al pueblo cubano”. Su historial de votación reflejó estas declaraciones. Entre el 2000 y el 2007, hubo 24 votos en el pleno de la Cámara de Representantes  sobre propuestas de ley relacionadas con el embargo en Cuba. El Rep. Ryan, quien entró al Congreso en 1999, votó para disminuir o terminar el embargo en 20 de esos 24 votos. De hecho, el Rep. Ryan votó para disminuir o terminar el embargo en cada voto desde el 2000 hasta el 2005. Esto no es el historial de votación de un miembro “inculto” del Congreso sin opiniones fuertes de este tema, sino el historial de votación de un miembro del Congreso profundamente comprometido con terminar el embargo.

La posición de WOLA se centra en que el embargo es contraproducente y perjudicial para la situación de los derechos humanos en Cuba; creemos que el historial de votos de Ryan es admirable.

Pero, en el 2006, la pauta de votación de Ryan empezó a cambiar. En ese mismo año, dividió su voto: votó a favor de poner a fin al embargo, pero también votó por la propuesta del Rep. Diaz-Balart (R-FL) de esforzar cualquier país designado por el Departamento de Estado como un estado patrocinador del terrorismo (es decir, Cuba) a presentar regularmente al Procurador General de los EE.UU. una lista de todos los "contactos de cabildeo” con funcionarios de la rama legislativa. En el 2007, él votó a favor de la aumentación de fondos de USAID para los disidentes en Cuba y prohibir el uso del crédito privado para financiar las ventas agrícolas a Cuba. A pesar de que su patrón de votación había cambiado, en fecha tan tardía como el 2008, el congresista Ryan, en una entrevista con el diario Milwaukee Journal-Sentinel, preguntó: "Si vamos a tener comercio libre con China, ¿por qué no Cuba?"    

No han habido votos en el pleno del Congreso sobre asuntos relacionadas con Cuba desde el 2007, y tanto el Gobernador Romney y la congresista Ros-Lehtinen han asegurado partidarios de línea dura que el “cambio” del Rep. Ryan es auténtico y completo.

Pero los votos numerosos de Ryan a favor de poner fin al embargo no van a desaparecer. Las fuertes declaraciones de Ryan a favor de poner fin al embargo no van a desaparecer tampoco. ¿Será esto un problema para Romney and Ryan en la Florida?

Tal ves no. Contrario a la creencia popular, no todos los cubano-americanos piensan como la Rep. Ros-Lehtinen y otros partidarios de línea dura, quienes se preocupan por el Rep. Ryan y sus votos. En una encuesta del 2011 realizada por la Universidad Internacional de Florida, se demostró que el 44 porciento de los cubano-americanos en el condado de Miami-Dade están opuestos a la continuación del embargo. Casi la mitad de la población cubana-americana está de acuerdo con los votos del Rep. Ryan de poner fin al embargo.

A medidaque el Rep. Ryan mueve a adoptar una mentalidad de la Guerra Fría en la política hacia Cuba, la comunidad cubana-americana se está entrando a una nueva era de diálogo. La misma encuesta de la Universidad Internacional de Florida reveló que el 57 por ciento de los cubano-americanos en el condado del Miami-Dade quisieran tener viajes sin restricciones a Cuba para todos los estadounidenses. En los subgrupos, como los cubano-americanos menores de 45, los números suben hasta el 74 por ciento. Desde que el Presidente Obama abrió viajes familiares para los cubano-americanos en enero del 2011, los cubano-americanos han hecho más de 400.000 visitas a la isla. El fuerte apoyo de los cubanos-americanos por viajar a Cuba y la popularidad de los viajes familiares entre los cubano-americanos plantea una nueva pregunta importante: ¿el Rep. Ryan también ha cambiado su posición sobre los viajes familiares para los cubano-americanos? 

Geoff Thale es el director de programas de WOLA. El Sr. Thale ha estudiado temas de Cuba desde mediados de la década de 1990 y ha viajado a Cuba más de una docena de veces, incluyendo con delegaciones de académicos y miembros del Congreso.

(Photo by Gage Skidmore).